Monday, February 13, 2012

What drinking specially provokes

What are the effects of drinking? I've found a beautiful account narrated by one of the characters of Shakespeare's Macbeth in act 2, scene 3. He is a porter, a gate keeper, who has been drinking all night. When asked what is that that drink specially provoke he says:

Marry, sir, nose-painting, sleep, and urine. Lechery*, sir, it provokes and unprovokes. It provokes the desire, but it takes away the performance. Therefore much drink may be said to be and equivocator with lechery. It makes him, and it mars him; it sets him on, and it takes him off; it persuades him and disheartens him; make him stand to and not stand to; in clonclusion, equivocates him in a sleep and, giving him the lie**, leaves him.

*Lechery: unrestrained or excessive indulgence of sexual desire.

**Give him the lie: lying to him.

Tuesday, February 7, 2012

Documental: A Rough History of Disbelief, parte 2

"Alrededor del año 500 DC, la iglesia católica era la religión oficial del imperio romano y dominaría la mentalidad de la gente por unos mil años. La influencia cristiana cerró las escuelas de filosofía griega y romana, hundiendo a la humanidad en el oscurantismo religioso."

Así empieza el segundo episodio de este documental. No puedo ocultar la tristeza que se apodera de mí cuando pienso en ese pausa abrupta que un culto religioso puso al desarrollo natural del pensamiento humano. Un largo proceso que nos había dado las ideas de filósofos como Lucrecio:

Nature does all things spontaneously by herself without the meddling of gods.

Aristóteles:

A tyrant must put on the appearance of uncommon devotion to religion. Subjects are less apprehensive of illegal treatment from a ruler whom they consider god-fearing and pious. On the other hand they do less easily move against him believing that he has the gods on his side.

Cicerón:

On the subject of the nature of the gods, the first question is ‘Do the gods exist or do the not?’ It is difficult you may say to deny that they exist. I would agree if we were arguing the matter in a public assembly, but in a private discussion of this kind, it is perfectly easy to do so.

Séneca:

Religion is regarded by the common people as true, by the wise as false, and by the rulers as useful.

Aristófanes:

Surely you don’t believe in the gods. What is your argument? Where’s your proof?

y por supuesto, Epicuro; a quién cité en el post anterior.

El oscurantismo duró casi un milenio. Durante el renacimiento, la incredulidad empezó a fortalecerse por medio de dos vías. Una fue el hecho de que muchas culturas alrededor del mundo no sabían ni tenían nada que ver con el cristianismo. La otra fue la reaparición de los pensamientos de los griegos y los romanos, quienes sostenían la idea de que la naturaleza del mundo era materialista.

La iglesia mantuvo las ideas de Platón y Aristóteles que le fueron beneficiosas. Pero en Toledo, España; se descubrieron sus obras completas, introducidas de nuevo en la cultura occidental por los árabes, donde no todo lo que ellos dijeron apoyaba el cristianismo.

El renacimiento también marca los primeros logros científicos. Sus primeros representantes: Kepler, Galileo y Newton. Los pensadores ingleses y franceses se aventuraban a formular ideas que chocaban contra las tradiciones y el dogma de la iglesia.

Entre los filósofos más críticos de la religión, sin duda se encuentra David Hume:

God’s power is infinite. Whatever he will is executed but neither man nor other animals is happy. Therefore he does not will their happiness. Epicurus's questions are yet unanswered: Is God both able and willing? Then whence cometh evil?

Ya en aquellos tiempos, el poder de la censura empezaba a debilitarse. Aunque aún era peligroso hablar en contra del status quo de la iglesia católica, la pausa del oscurantismo religioso estaba finalmente empezando a ceder.

Wednesday, February 1, 2012

Paulo Coelho es malo, lo sabía

Recuerdo cuando leí el famoso libro "El Alquimista" de Coelho. Fue el primero y el último libro que leí de ese autor. Me pareció tan malo que hasta sentí lástima por el tiempo que desperdicié leyéndolo.

Ahora me topo con un artículo en El Malpensante, que examina las causas principales del éxito de un escritor tan simple y de mal gusto.

Mucha gente concuerda con la razón obvia por la cual sus libros se venden:

Si Coelho vende por sí solo más libros que todos los demás escritores brasileños juntos, esto se debe precisamente a que sus libros son tontos y elementales. Si fueran libros profundos, complejos literariamente, con ideas serias y bien elaboradas, el público no los compraría porque las masas tienden a ser incultas y a tener muy mal gusto.

Otro factor que asegura que las masas disfruten sus relatos:

Para empezar, los libros de Coelho explotan hábilmente un universal humano: nuestra fascinación por los poderes de adivinación y conocimiento sobrenaturales.

No olvidemos tampoco las "frases sabias" que aparecen de vez en cuando, esas que capturan la atención de todo lector iluso, haciéndole creer que son verdaderas.

“Cuando deseas alguna cosa, todo el Universo conspira para que puedas realizarla”; “La vida quiere que tú vivas tu Leyenda Personal”; “Todo es una sola cosa”; “Existe un lenguaje que va más allá de las palabras”; “Dios escribió en el mundo el camino que cada hombre debe seguir: sólo hay que leer lo que Él escribió para ti”; “Cualquier cosa en la faz de la tierra puede contar la historia de todas las cosas”

Y el broche de oro, para asegurarse que hasta el más incauto crea que está leyendo algo moralmente bien fundamentado y a prueba de crítica: pequeñas dosis de religión.

Hay un ingrediente adicional que hace más eficaz el recurso al pensamiento esotérico. Para volverlo doctrinalmente inofensivo, para despojarlo de todo peligro satánico, Coelho lo combina con dosis adecuadas de cristianimo tradicional: citas de la Biblia, cuadros del Sagrado Corazón de Jesús, rezos del Padrenuestro... El público mayoritario no se siente en pecado porque lee herejías, y el narrador, al tiempo que se hace pasar por alguien dotado de poderes paranormales (capaz incluso de telepatía), deja saber que él es también un buen cristiano, a pesar de sus coqueteos con la magia.

Me da gusto no ser el único que tiene una opinión desfavorable en contra de este escritor comercial.