Monday, January 30, 2012

"Breaking the Spell" de Dan Dennett, parte 2

Seguimos con las notas del libro de Dan Dennett, "Breaking the Spell: Religion as a Natural Phenomenon". Aquí van otras dos secciones.

Origen de la religión

Muchas religiones nacen todos los días y viven menos de diez años. No hay forma de saber cuántas religiones han sido inventadas en los últimos miles de años, todo rastro ha sido borrado.

Los principales propósitos que una religión son esencialmente

  1. Confortar el sufrimiento y el miedo a la muerte
  2. Explicar cosas que de otra forma son inexplicables
  3. Promover cooperación en grupo para enfrentar peligros y enemigos

La postura intencional es una predisposición básica para una religión. Consiste en tratar e identificar objetos y entidades que se mueven, como agentes que poseen ciertas creencias, deseos específicos y suficiente sentido común para actuar de acuerdo a esas creencias y deseos.

Ese elemento básico que consiste en atribuir agencia a fenómenos naturales la enuncia el autor de esta manera:

En el fondo de toda creencia humana en dioses, reside un instinto que se activa con suma facilidad: la disposición de atribuir y considerar como un agente---con creencias, deseos y otros estados mentales---a cualquier cosa compleja que se mueva.

Los primeros días de la religión

El tratar fenómenos naturales como agentes con intenciones y deseos, especialmente las cosas frustrantes que nos suceden, está enraizado en nuestra biología humana. Como el hecho de que no llueva. El no llover se ha visto en la antigüedad como un castigo. Algo que "alguien" ha preparado premeditadamente.

Las memorables ninfas y hadas, goblins y demonios que abundan en las mitologías de cada persona son la respuesta imaginativa del hábito hiper activo de encontrar agencia (voluntad y deseos) en dondequiera que haya algo desconcertante o amenazante.

Con estas ideas uno podría justificar el nacimiento de la superstición. ¿Pero que hay de la religión? He aquí una idea: Que tal si existieran agentes que tienen acceso a todo tipo de información estratégica. Un agente de ese tipo sin duda atraería la atención de la gente y podría ser el prototipo de la idea de un dios.

¿Pero de qué sirve la información que poseen los dioses si no tenemos acceso a ella? Nuestros ancestros [...] se toparon con un solución extremadamente ingeniosa: la adivinación.

El efecto más importante de la adivinación es que reduce la responsabilidad en la toma de decisiones y provee de un método para mitigar las consecuencias en el caso de tomar una mala decisión.

La adivinación está presente en cualquier cultura. Es un fenómeno natural.

Los rituales tienen también un origen natural. Los rituales de cualquier tipo tienen el efecto de perdurar en la memoria y así ser transmitidos de persona a persona o generación a generación.

Estas son hipótesis que aún no han sido corroboradas. Podría ser que en un inicio la tendencia de otorgar voluntad y deseos (crear agentes, como el viento, la lluvia, enfermedad, sequía, muerte) produciera una sobrepoblación de agentes, los cuales fueron vistos como guías en el proceso de adivinación, o invocaciones de los shamanes en curaciones y así intervenir en los asuntos humanos. Con el paso del tiempo estas construcciones mentales fueron variando, evolucionando y adaptándose al vivir de los sociedades primitivas, dando origen a las religiones.

Post a Comment